10.5.12

Recoleteando.


La Recoleta es un barrio de Buenos Aires lleno de lo que para mí son “momentos Kodak”; momentos ideales para capturar imágenes y guardarlas toda la vida. Está el peruanisimo (de nombre nomás) Paseo Chabuca Granda, el antiguo cementerio de la Recoleta con enormes mausoleos de mármol, el mall Buenos Aires Design repleto de tiendas exclusivas en decoración y diseño, parques que cuentan historias, cafés al aire libre, bares al buen estilo clásico europeo, gente con carácter propio a la hora de vestir caminando por las calles, puestos de flores, ferias de domingo.. y más. Y caminando vi arte, y claro, tomé fotos. Aquí van, las tomas de lo que vió una limeña en un barrio de la capital Argentina. Recoleteando.


Caminando. 

 
 Paseo Chabuca Granda con su mercadillo de domingo y gente linda tocando guitarra.

 
Mi mamá. La más bonita del mundo. Recoleteando.

Cementerio de la Recoleta: En honor a Liliana y Sabú.

Paz.



PD: Por si quieren saber.... La historia de Liliana y Sabú es una leyenda urbana; nadie sabe lo que en realidad pasó. En 1970 Liliana Crociati de Szaszak fue sepultada por una avalancha que cubrió parte del hotel en el que su esposo y ella se hospedaban en los alpes Austriacos. Algunos dicen que en su luna de miel, otros dicen que en un viaje cualquiera. Algunos dicen que su esposo no murió ya que nunca encontraron el cuerpo, otros dicen que si. Algunos dicen que ese mismo día su fiel perro Sabú, falleció a 14,000km de distancia, algunos dicen que murió años antes. Lo cierto es que su papá, en Buenos Aires, le construyó en el cementerio de la Recoleta un lujoso templo neogótico y diseñó su tumba evocando al que fuera su cuarto en vida (de soltera, claro está). La escultura de Liliana y Sabú está en la entrada del mausoleo. Siempre juntos. Ahora, la leyenda también cuenta que hay un hombre que le deja flores a la tumba y que podría ser el viudo. Plop. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario